Cómo limpiar los azulejos y baldosas después de una obra

976 38 68 84
Cómo limpiar los azulejos y baldosas después de una obra

Nuestra empresa de trabajos de limpieza en Zaragoza está especializada en limpiezas de fin de obra, un trabajo duro pero muy agradecido que te hará ver los resultados de la reforma con otros ojos. Muchos clientes nos llaman después de intentar acometer por sí mismos la limpieza, al ver que tras una primera pasada esperanzadora la suciedad parece haberse “reproducido” sola, y sobre todo en los azulejos o baldosas y sus juntas, que parece que nunca podrán volver a la blancura inicial.

En internet se recomiendan remedios caseros como el vinagre (este es efectivo más bien con las grasas que con el polvo de obra), que no solucionarán del todo el problema. La cosa mejora gracias a máquinas que los profesionales tenemos pero no siempre compensa tener en casa.

Las aspiradoras profesionales que usamos en los trabajos de limpieza en Zaragoza tienen complementos perfectos para esos pequeños huecos a los que es casi imposible llegar manualmente, y en suelos rugosos podemos usar escobas automáticas o incluso hidrolimpiadoras a presión, que consiguen llevarse restos de obra habituales como piedrecitas, restos de cable, de papel y cartón…

Hay que tener muy en cuenta que antes de llegar a los suelos hay que pasar por techos y paredes a fondo, pues de lo contrario volveríamos a ensuciarlos. Conviene ventilar y dejar reposar el polvo tras cada parte de la limpieza, para ahorrarnos trabajo inútil.

Cuidado con los productos ácidos muy fuertes, pueden dañar objetos metálicos como pomos y grifos.

En L’Alborada Limpiezas, en Zaragoza, nos encargamos de todo.